Saltar al contenido principal

La CFPB Propone Normativa para Cerrar el Vacío Legal sobre los Sobregiros Bancarios que le Cuesta Miles de Millones de Dólares a los Consumidores del País

La Normativa obligará a los bancos más grandes del país a cumplir protecciones al consumidor establecidas hace ya largo tiempo, incluyendo, la divulgación de las tasas de interés a préstamos por sobregiros.

WASHINGTON, D.C. – La Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) ha propuesto una Normativa (en inglés) para regir las excesivas penalidades por sobregiros, cobrados por las instituciones financieras más grandes de la nación. La propuesta cerraría un vacío legal caducado que exime a los servicios de préstamos para cubrir sobregiros de cumplir con protecciones establecidas hace ya largo tiempo, por la Ley de Veracidad en Préstamos y otras leyes de protección financiera del consumidor. Por décadas, grandes instituciones financieras han podido otorgar, altamente rentables, préstamos para sobregiros que les han resultado en miles de millones de dólares en ganancias anuales. Bajo esta propuesta, estos grandes bancos son libres de ofrecer préstamos para sobregiros, si los mismos cumplen con las leyes crediticias promulgadas ya hace mucho tiempo, incluyendo divulgar cualquier tasa de interés aplicable. Alternativamente, los bancos podrían cobrar una penalidad para recuperar sus costos, a una tarifa establecida, tan baja como $3, o al costo que ellos calculen, si muestran los datos incluidos en ese costo.

“Hace algunas décadas, los préstamos para sobregiros recibieron tratamiento especial del gobierno, para facilitarle a los bancos el cubrir el costo de cheques de papel que, frecuentemente, eran enviados por correo”, comentó el director de la CFPB Rohit Chopra. “Hemos propuesto normas para cerrar este ya antiguo vacío legal que les ha permitido a muchos grandes bancos, transformar los sobregiros en una masiva máquina de cobro de tarifas inesperadas”, continuó.

La Normativa propuesta aplicaría sobre aquellas instituciones financieras aseguradas que cuenten con más de $10 mil millones en activos, lo cual cobre aproximadamente, a 175 de las mayores instituciones de depósitos en todo el país. Estas instituciones, típicamente, cobran $35 por hacer un préstamo para cubrir un sobregiro, aun cuando la mayoría de los sobregiros en que incurren los consumidores con sus tarjetas de débito, son por menos de 26 dólares y son pagados de vuelta en menos de tres días.

En un año cualquiera, aproximadamente 23 millones de hogares en el país pagan penalidades por sobregiros. La CFPB estima que esta Normativa podría ahorrarles anualmente a los consumidores $3.5 billones o más en penalidades. Estos ahorros se traducirían en $150 anuales para los hogares donde se paga por sobregiros.

El vacío legal en la Ley de Veracidad en Préstamos

En 1968, el Congreso promulgó la Ley de Veracidad en Préstamos. En 1969, La Junta de Directores de la Reserva Federal redactó normas para implementar la nueva ley, las cuales, en forma general, les exigen a los prestamistas que le divulguen al prestatario el costo del crédito. En ese momento, muchas familias recibían y enviaban cheques por correo, y no tenían mucha certeza de cuándo se harían efectivos sus depósitos o retiros. Cuando un banco procesa un cheque, pero el consumidor no tiene en su cuenta los fondos suficientes para pagarlo, el banco está otorgando un préstamo para cubrir la diferencia. La Reserva Federal creó una excepción en las protecciones de la Ley de Veracidad en Préstamos, que aplicaba si el banco había pagado el cheque, dado que el depositante, “inadvertidamente” había sobregirado su cuenta. En esos días, esto sucedía con muy poca frecuencia y el costo era modesto.

Sin embargo, en la década de 1990 y en los primeros años de la década del 2000, con el crecimiento del uso de tarjetas de débito, las instituciones financieras, haciendo uso de esta excepción, comenzaron a acumular altos volúmenes de préstamos para sobregiros en tarjetas de débito. Los ingresos estimados, derivados de penalidades por sobregiro en el 2019 fueron de $12.6 billones. Y en el 2022, Well Fargo y JPMorgan lideraron la industria, al recibir un tercio (en inglés) de los ingresos de más de $1 billón por sobregiros, reportados por los bancos.

Recientes cambios hechos en las políticas de ciertos bancos han reducido los ingresos a cerca de $9 billones por año. Los cambios en las políticas vinieron luego de esfuerzos de ejecución de ley y de supervisión hechos por la CFPB, para extraer de raíz prácticas ilegales en el manejo de sobregiros, como cobrarles penalidades a consumidores que tenían suficientes fondos para cubrir la transacción, al momento en que el banco la autorizó.

Propuesta de Normativa

La normativa propuesta exigiría a las instituciones financieras a tratar los préstamos que hacen por sobregiros, como tratan a las tarjetas de crédito y otros préstamos, así como a entregar divulgaciones claras de los mismos y otras protecciones. Muchos bancos y cooperativas de crédito ya ofrecen líneas de crédito, vinculadas a una cuenta corriente o tarjeta de débito, para cuando el consumidor incurre en un sobregiro. La propuesta establece normas claras para el proceso, asegurándose de que existan consistencia y claridad en el mismo.

La CFPB también está proponiendo limitar el efecto de la antigua excepción sobre las prácticas de manejo de sobregiros, la cual es ofrecida como una facilidad, y no como una fuente de ganancias. La normativa propuesta les permitiría a las instituciones financieras, cobrar una penalidad que esté en línea con sus costos, o que siga un límite establecido. La CFPB ha propuesto límites de $3, $6, $7, o $14, y está solicitando comentarios para encontrar el monto apropiado.

Esfuerzos de la CFPB contra las tarifas inesperadas

La propuesta de normativa sobre los sobregiros es parte del esfuerzo que hace la CFPB para regir el cobro de tarifas inesperadas (o “junk fees”) y promover la competencia en el mercado de productos financieros para el consumidor. A principios del año 2022, la CFPB lanzó (en inglés) una iniciativa para ahorrarle a la gente miles de millones de dólares en tarifas inesperadas, la cual generó más de 80,000 respuestas por parte del público en general. La enorme mayoría de ellas fueron quejas acerca de estas tarifas inesperadas.

La CFPB ha tomado múltiples acciones para tomar el control del cobro de penalidades por sobregiros y otras tarifas inesperadas en productos financieros para el consumidor. En octubre del 2022, la CFPB emitió directrices para regir el cobro de penalidades sorpresivas por sobregiros (en inglés). También tomó acciones contra Wells Fargo, Regions Bank (en inglés) y Atlantic Union (en inglés), para reembolsarles a los consumidores $205 millones, $141 millones y 5 millones, respectivamente, en tarifas cobradas ilegalmente, además multas civiles monetarias significativas las cuales fueron pagadas al fondo de la CFPB para el alivio de víctimas.

Adicionalmente, los recientes esfuerzos de supervisión de la CFPB, resultaron en el reembolso a los consumidores de $120 millones (en inglés) en penalidades inesperadas por sobregiros y por fondos insuficientes, por parte de las instituciones financieras. Y en otra acción de ejecución de ley, la CFPB le ordenó al Bank of America pagar $90 millones por, entre otras cosas, cobrar múltiples veces penalidades por fondos insuficientes.

Luego de que la CFPB comenzara a trabajar para enfrentar las tarifas inesperadas, muchos bancos empezaron a reformar sus políticas de cobro de penalidades por sobregiros y fondos insuficientes. Estas reformas han resultado en ahorros anuales para los consumidores de $3.5 billones en penalidades por sobregiros, y $2 billones (en inglés) adicionales en penalidades por fondos insuficientes.

La CFPB también ha tomado acciones contra las penalidades por atrasos en tarjetas de crédito y las tarifas por servicios al cliente. En febrero del 2023, la CFPB propuso una normativa para regir las excesivas penalidades por atraso con tarjetas de crédito. En octubre del mismo año, emitió una opinión legal (en inglés) para detener a los grandes bancos de cobrar tarifas inesperadas por prestar servicios básicos de atención al cliente.

La CFPB es una de las muchas agencias reguladoras independientes y departamentos del gabinete, que forman parte del Consejo para la Competencia de la Casa Blanca (en inglés), establecido por la Orden Ejecutiva emitida para Promover la Competencia en la Economía del País.

Lea el texto de la propuesta de Normativa de la CFPB; Crédito para Sobregiros: Grandes Instituciones Financieras (en inglés).

Lea Exclusiones No Oficiales del Crédito por Sobregiros: Propuesta de Normativa para Grandes Instituciones Financieras (en inglés).

Los comentarios deberán ser enviados antes del 1ro. de abril del 2024.

Lea la Hoja de Datos de la Propuesta de Normativa de la CFPB (en inglés).

Lea el reporte investigativo de la CFPB; Reporte sobre las Prácticas de manejo de Sobregiros y Fondos Insuficientes (en inglés).

Lea las declaraciones sobre la propuesta de normativa del directo Rohit Chopra (en inglés).

Sepa más sobre el trabajo de la CFPB contra las tarifas inesperadas (en inglés).

Los consumidores pueden enviar sus quejas sobre productos y servicios financieros en la página de la CFPB, o llamando al (855) 411-CFPB (2372).

Aquellos empleados que crean que las compañías donde trabajan han violado leyes de protección financiera al consumidor, incluyendo la Ley de Prácticas Justas en el Reporte del Crédito, pueden enviar la información que tengan a la dirección whistleblower@cfpb.gov.

###

La Oficina para la Protección Financiera del Consumidor es una agencia del siglo 21 que implementa y hace cumplir las leyes federales en materia financiera, y que se asegura de los mercados de productos financieros sean justos, transparentes y competitivos. Para encontrar más información visite consumerfinance.gov/es.