Ir al contenido principal

Los estándares de tasaciones deben incluir las prohibiciones federales contra la discriminación

La propiedad de vivienda es uno de los mejores caminos para construir riqueza intergeneracional. Sin embargo, para algunos compradores y dueños, la tasación de la vivienda podría estar sesgada por el color de la piel, o por la comunidad demográfica a la que pertenezca. El sesgo en la tasación de vivienda puede profundizar la inequidad racial y distorsionar el mercado de vivienda.

Nosotros en la CFPB, junto a líderes de otras instituciones de todo el gobierno federal, enviamos una carta conjunta (en inglés) a “The Appraisal Foundation”, TAF, o Fundación de la Tasación, la organización privada no gubernamental, que establece los estándares para las tasaciones. La carta urge a la TAF a revisar el borrador de su reglamento ético para que incluya una declaración detallada de las prohibiciones federales existentes contra la discriminación, según lo establecido por la Ley de Equidad de Vivienda y la Ley de Igualdad de Oportunidad de Crédito. Nos preocupa que algunos tasadores podrían ser ignorantes de estas prohibiciones, y que el Reglamento Ético de la TAF enfatiza que “…un tasador no puede participar en discriminación no ética…”, lo que implica que los tasadores podrían hacer “discriminación ética”, un concepto reñido con las leyes y prácticas actuales.

Con esta carta, marcamos la segunda vez que llevamos estas preocupaciones frente a la TAF. El 4 de febrero del 2022, urgimos (en inglés) a esta institución a proveer directrices claras sobre los estándares legales existentes, relacionados al sesgo en tasaciones, como respuesta a un borrador anterior de su Reglamento Ético, incluido en los Estándares Uniformes para las Prácticas Profesionales de Tasación. En un blog donde publicamos la carta (en inglés), recalcamos nuestra profunda preocupación por las declaraciones discriminatorias que la Agencia Federal para la Vivienda identificó en algunas tasaciones de vivienda, así como por las disparidades mostradas por las tasaciones hechas en comunidades, o a prestatarios de color, descritas en estudios efectuados por Freddie Mac y Fannie Mae (ambos links en inglés). Más aún, en la CFPB continuamos observando reportes de tasadores que no cumplen con la ley, y que basan sus juicios de valor sobre prestatarios y comunidades, en presunciones sesgadas y sin fundamento.

El gobierno federal ha prohibido por más de 50 años la discriminación racial, religiosa o por otros motivos en la tasación de viviendas. Es imperativo que la TAF provea a los tasadores con advertencias claras, detalladas y directas, acerca de los requisitos exigidos por las leyes federales que rigen los estándares de tasación.

Sin embargo, la Fundación de la Tasación parece negada a actuar. Su actitud recalcitrante debilita los esfuerzos hechos para eliminar el sesgo y la discriminación en el mercado de la vivienda, y amenaza su equidad y competitividad.

Como miembros del Grupo de Trabajo Multi Agencial para la Equidad en la Tasación y Valuación de la Propiedad (PAVE, por sus siglas en inglés), continuamos trabajando cercanamente con otras agencias para crear un camino claro para enfrentar estas persistentes valuaciones erradas hechas sobre propiedades tenidas o vendidas por comunidades de color. Esperamos poder trabajar con todas las partes interesadas, y utilizar todas nuestras herramientas, en colaboración con otras agencias asociadas, para enfrentar estos importantes problemas.

Lea la carta conjunta (en inglés), enviada por la Directora de Equidad en el Crédito de la CFPB, junto a funcionarios senior de la Junta Directiva de la Reserva Federal, de la Oficina del Contralor Monetario, de la Corporación Federal de Garantía de Depósitos, de la Administración Nacional de Cooperativas de Crédito, del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, de la Agencia Federal para el Financiamiento de la Vivienda, y del Departamento de Justicia.

Únase a la conversación. Síganos en Twitter y en Facebook .