¿Qué me pueden recomendar para crear el hábito del ahorro en mi hijo?

Primero hábleles a sus hijos sobre lo que significan sus necesidades frente a sus deseos. Una vez que entiendan que las necesidades vienen primero y que a veces debemos esperar por las cosas que deseamos, podemos crear las bases para que comprendan  el valor del ahorro. Considere estos otros consejos para niños de todas las edades:

Para los preescolares

Hay grandes lecciones relacionadas con el ahorro, entre ellas la comprensión de la diferencia entre las necesidades y los deseos, comprensión de que las necesidades van primero y a veces tenemos que esperar por las cosas que queremos. Explique que usted y su familia necesitan comida, ropa, un lugar para vivir y transporte para ir al trabajo. Casi todo lo demás son deseos. Cuando vaya de compras, señale las cosas que son necesidades y las que son deseos.

Usted puede enseñar lo que es la gratificación aplazada –que a veces hay que esperar por las cosas que uno quiere– mediante el uso de "oportunidades para enseñar", como cuando su hijo está parado en una fila para montar en los columpios o esperando con ansias el cumpleaños o un día de fiesta.

Un método común para hacer que los niños tengan el hábito del ahorro es utilizar tres frascos o tarros: uno marcado con la palabra "ahorros", otro con la palabra "gastos" y el tercero con la palabra "donaciones". Cada vez que el niño reciba dinero, debe ir cierta cantidad a cada uno.

Cuando su hijo vea un juguete que quiere, no diga automáticamente "no". Haga que el niño mire el precio. Luego, déjele utilizar el dinero de su frasco de gastos, o que ahorre para el juguete utilizando el frasco de ahorros.

Para estudiantes de escuela intermedia

Anime a los estudiantes de intermedia a ahorrar una moneda de diez centavos por cada dólar que reciben. Ayúdeles a iniciar una cuenta de ahorros en el banco o cooperativa de crédito local, o en línea. Después, ayúdeles a fijar una meta de ahorro. Podría ser la cantidad necesaria para un nuevo juego de video, una bicicleta o un automóvil al cumplir los 16 años. Lo que sea que elijan, debe ser significativo para ellos.

Para reforzar el hábito del ahorro, vaya al banco al menos dos o tres veces al año con sus hijos para depositar sus ahorros en sus cuentas y mirar cuánto ha crecido el saldo en cada visita.

También puede considerar un "plan de compensación" que ayude a incentivar el ahorro de su hijo. Por ejemplo, usted podría poner 25 centavos por cada dólar que su hijo ahorre.

Para estudiantes de escuela secundaria

Una vez que los adolescentes llegan a su primer y segundo año de estudios secundarios, pueden empezar a trabajar en un empleo a tiempo parcial, lo que significa más dinero para ahorrar, o más tentación de gastar. Ayúdeles a concentrarse en la consecución de sus metas, en lugar de restringir sus gastos. Por ejemplo, la mayor meta de muchos adolescentes podría ser ahorrar para un automóvil. Muéstreles las matemáticas implícitas: qué tan pronto podrían alcanzar su meta si ahorraran una cantidad específica con cada pago o cada mes.

También puede explicar que mientras más ahorren para compras grandes, como un automóvil, más pueden reducir la cantidad que tienen que financiar y la cantidad de ingresos futuros que se tendría que dedicar a los préstamos y pagos. Consulte las calculadoras en línea para ver diferentes situaciones de pagos iniciales y pagos mensuales.

Para más actividades sobre el dinero para hijos, visite nuestra sección “El Dinero Mientras Creces”.

¿Fue útil esta respuesta?

Nota: No incluya información confidencial, como su nombre, información de contacto, número de cuenta o número de seguro social en este campo.