La adolescencia sirve para practicar las decisiones sobre el dinero en un espacio seguro

Anteriormente, en nuestra serie sobre cómo los niños forman las habilidades y hábitos para lograr un bienestar financiero en la adultez, habíamos compartido algunas anécdotas de los padres. Habíamos indicado cómo la niñez es un buen momento para adquirir ciertas habilidades como el autocontrol y la capacidad de planificación y además en la pre-adolescencia los jóvenes se familiarizan con el mundo financiero que los rodea. En esta última parte de la serie, vamos a explorar cómo los adolescentes practican las habilidades financieras que impulsan sus opciones en la adultez.

Los adolescentes pueden aprender sobre las finanzas personales a través de cursos y a través de experiencias reales. Según una investigación que encargamos (en inglés), clases o programas bien diseñados apoyan las decisiones financieras que deben tomar los adolescentes en sus vidas: cómo identificar los detalles que necesitan saber, cómo decidir qué fuentes de información se pueden confiar y cómo comparar alternativas. Además, las lecciones pueden perdurar en el tiempo cuando los jóvenes ya utilizan los productos de los cuales están aprendiendo, como las cuentas bancarias.

En casa, cuando los adolescentes toman sus propias decisiones con respecto al dinero, estas experiencias pueden ayudar a que recuerden las lecciones. Queremos compartir dos anécdotas que escuchamos sobre las experiencias de unos adolescentes.

El adolescente que ahorraba dinero haciéndose su propio almuerzo

A medida que los adolescentes empiezan a trabajar, ganar y gastar su propio dinero, experimentan de primera mano los costos y el valor de las cosas que compran. La idea de renunciar a ciertas cosas a cambio de otras, empieza a tomar una forma concreta.

Cuando mi hijo Kyle tenía 16 años, consiguió un trabajo de verano. La primera semana compró comida rápida todos los días para el almuerzo. Luego hizo números, ¡los $7 que gastó en el almuerzo la primera semana sumaron $35! Kyle me pidió que le comprara algunos comestibles para poder hacerse su propio almuerzo. Él mismo preparo su almuerzo casi todos los días por el resto del verano y estuvo muy contento ya que pudo ahorrar $35 por semana.

La madre de Kyle se percató de cómo Kyle comenzó con un plan para su almuerzo, pero luego cambió de parecer cuando se dio cuenta de cuánto estaba gastando. Cuando Kyle pidió apoyo, su madre le ayudó con el plan para que pudiera ver como se sumaban los ahorros.

También usted puede buscar oportunidades para fortalecer a su adolescente para que éste pueda satisfacer sus propias necesidades, como lo hizo el siguiente padre.

La adolescente que trabajó para comprarse ropa

Mi hija María y yo estábamos planeando visitar la universidad donde ella estudiaría el siguiente otoño. Le dije que le compraría sólo una sudadera, pero sabía que ella iba a querer comprar varias. Dos semanas antes de nuestra visita, un amigo me preguntó si conocía a alguien que pudiera cuidar su perro por una semana y le dije que mi hija podría hacerlo. María ganó $130, así que cuando fuimos a la universidad, ella pudo comprar lo que quería. Estuve muy orgulloso de la forma en que ella asumió la responsabilidad del perro y nunca se quejó del trabajo.  Creo que ella se sintió fortalecida al saber que puede trabajar y ganar dinero para las cosas extras que quiere.

Los padres de María le ayudaron a conseguir una oportunidad de ganar dinero para algo que ella realmente quería y a ejercer su capacidad para tomar sus propias decisiones, de manera independiente, con respecto a sus gastos.

La experiencia ayuda a los adolescentes a formar confianza financiera

Las experiencias prácticas con el manejo de las finanzas sirven para que los adolescentes formen su auto-confianza y su propia capacidad para triunfar.  Este es uno de los factores claves para el bienestar económico en la adultez (en inglés).

Una parte importante del desarrollo de los adolescentes es tomar el tiempo para procesar y reflexionar sobre sus decisiones de dinero, para que puedan aprender de las decisiones exitosas, así como de los errores. Si un adolescente está aprendiendo en una clase o en un programa después de clases, de un primer trabajo o de una decisión que ha tomado, los padres y cuidadores pueden escucharle y aconsejarle.  Así como lo hacen con los niños más pequeños, los padres y cuidadores siguen jugando un papel importante al facilitar ciertas conductas en los adolescentes que llevan a su bienestar financiero en la adultez.

Para obtener más ideas sobre cómo enseñar a sus hijos acerca del dinero, consulte nuestros recursos para los padres.

¿Cómo ayuda usted a sus adolescentes a practicar acerca de decisiones relacionadas al dinero y a reflexionar sobre los resultados?

Los nombres en este blog se han cambiado para proteger la privacidad de los involucrados.

Lea la parte 1 de esta serie: Cuando su hijo aprende el autocontrol, también ayuda a su futuro financiero

Lea la parte 2 de esta serie: El calzado adecuado y el sentido común pueden ayudar a su hijo pre-adolescente a ganar terreno financiero

Join the conversation. Follow CFPB on Twitter and Facebook .