Saltar al contenido principal

Proteja sus finanzas

Vigile su crédito

Luego de un desastre natural, o una emergencia, usted podría enfrentar problemas inesperados con sus informes y puntajes de crédito.

Por ejemplo, los acuerdos a que llegue con prestamistas, o compañías de tarjetas de crédito, para hacer pagos más accesibles, podrían no ser reflejados correctamente en su informe de crédito. Si la compañía también fue afectada por el evento, ésta también podría tener problemas con sus propios récords y reportes.

Usted puede recibir reportes de crédito gratuitos, de cada una de las tres compañías nacionales de reportes de crédito, una vez cada 12 meses . Y hasta el final del año 2026, puede recibir seis copias gratuitas adicionales, cada 12 meses de Equifax. Cuando visite esta página, podría encontrar pasos para revisar online otros reportes que son actualizados más frecuentemente. Esto significa que tendrá oportunidades para solicitar informes, monitorear su crédito, y exigir que sea corregido cualquier error que encuentre. Puede solicitar una copia de sus informes de crédito en AnnualCreditReport.com (en inglés).

Usted también tiene derecho a solicitar informes de otras compañías especializadas en informes del consumidor. Mientras se recupera de una emergencia, podría encontrar problemas con sus reportes de evaluación como inquilino, sus cuentas bancarias o de cheques, o informes de seguro de propiedad personal. Mire nuestra lista de compañías de reportes especializados (en inglés).

Evite el fraude y las estafas

Aunque la gente se une en tiempos de crisis, también crece el riesgo de caer en estafas y fraude. Para evitar estafas luego de un desastre natural o una emergencia, usted necesitará hacer muchas preguntas para determinar, si algo que le ofrecen, es demasiado bueno para ser verdad.

Señales de alerta que debe buscar:

  • Gente que quiera que les pague tarifas por adelantado para ayudarle a reclamar servicios, beneficios, o a recibir préstamos.
  • Contratistas que ofrezcan hacer reparaciones puerta a puerta, especialmente si le piden pagar por adelantado, o le ofrecen grandes descuentos.
  • Estafadores haciéndose pasar por funcionarios del gobierno, peritos de seguros, oficiales de policía, o empleados bancarios. Es muy fácil mostrar falsas credenciales y uniformes, por lo que debe evitar entregarle información personal a personas que no conozca. Los empleados gubernamentales nunca le cobrarán por ayudarle a recibir algún beneficio o servicio, y nunca le pedirán su información financiera.
  • Ofertas por tiempo limitado, cualquiera que le ofrezca algo y le diga que es por un tiempo muy limitado, podría estar tratando de presionarle para que haga algo que luego lamentará. Usted nunca debería ser presionado a tomar una decisión inmediatamente, o a firmar algo sin tener tiempo suficiente para revisarlo. Tómese el tiempo de verificar cualquier cosa que le ofrezcan. Y pregúntele al respecto a algún amigo de confianza, familiar, o abogado, antes de actuar.

Alguien que intente venderle un producto o servicio, no puede o no quiere, contestar sus preguntas, será una señal de alerta que le avisará que debe encontrar a otra persona con quien tratar. Si tiene dificultades con algún producto o servicio, puede enviarnos una queja online, o llamando al (855) 411-CFPB (2372).

Esté alerta con estafas de caridades

Los estafadores usan los desastres naturales y las emergencias como oportunidades para aprovecharse de aquellos que estén necesitados, y aquellos que quieran ayudar a otros. Una de las estafas más comunes durante un desastre natural es la de las caridades, en la cual, una organización de caridad falsa es creada para engañar a la gente, y hacerla donar dinero.

Si está contribuyendo con alguna iniciativa de alivio, le ofrecemos algunos consejos para que se asegure de que su dinero llegué a la organización correcta.

  • Esté alerta de cualquiera que le solicite su información personal o financiera. Por ejemplo, si recibe una llamada, o un email, en la que le piden pagar una donación que usted no recuerda haber hecho, cuelgue el teléfono, y no de su número de tarjeta de crédito.
  • Busque a la organización en una fuente de información confiable y de un tercero. Antes de donar, investigue a la caridad a través de una fuente válida y tercerizada, como guidestar.org (en inglés), give.org (en inglés), charitynavigator.org (en inglés), o la oficina local del "Better Business Bureau" (en inglés).
  • Si siente que algo no está bien, no haga la donación. Si no está seguro de alguna solicitud de donación que reciba, confíe en sus instintos y no la haga.

Si cree que ha sido víctima de un crimen, repórtelo al número que no sea de emergencia de la policía local. También puede reportar una estafa de caridad, o el abuso financiero a la oficina del Procurador General (en inglés) del estado donde resida, o a la Comisión Federal de Comercio .

Declaración

Esta página contiene recursos y contenidos de terceros que podrían resultarle útiles a los consumidores. La oficina no controla, ni garantiza la precisión de información aportada por dichos terceros. Al incluir estos links y referencias de terceros, la Oficina no está respaldando, ni aprueba a dichos terceros, las opiniones expresadas por éstos, ni los productos o servicios que ofrezcan. Es posible que existan otras entidades y recursos que también podrían satisfacer sus necesidades.