Saltar al contenido principal

Cómo enfrentar problemas de vivienda

¿Está experimentando inseguridad habitacional?

Sepa cuáles son sus opciones para evitar una ejecución hipotecaria o un desalojo, y entienda cuáles son sus derechos a tener una vivienda donde vivir.

Sepa qué pasos tomar a continuación

Información para propietarios

Maneje los pagos hipotecarios

Si no puede pagar su hipoteca, o le preocupa tener que omitir algún pago, llame al prestamista o administrador inmediatamente. Pregúnteles si están dispuestos a trabajar junto a usted para encontrar una forma de hacer los pagos más costeables, esto se conoce como “loss mitigation” o mitigación de pérdidas, y pueden incluir el aplazamiento, o la modificación del préstamo. Luego, revise cuidadosamente los términos de cualquier oferta que le envíen.

Entienda cuáles opciones tiene cuando no pueda pagar su hipoteca

Recibir dinero del Seguro de propietario

Luego de un desastre, mucha gente pronto busca contratistas para rápidamente comenzar las reparaciones en sus viviendas o negocios. Antes de hacerlo, revise con la compañía de seguros, y con la empresa o administrador de su hipoteca, cómo y cuándo serán distribuidos los fondos de su seguro. Muchos contratos hipotecarios exigen que los cheques del seguro sean emitidos a su nombre y a la compañía o administrador de su hipoteca. Esto significa que la compañía hipotecaria podría entregarle parte de los fondos mientras los trabajos progresen, en vez de entregárselos todos de una vez.

Más información

Si usted tiene una hipoteca invertida

Necesitará notificar al prestamista o administrador, por escrito, sobre los daños ocurridos a su vivienda. Deles una forma de contactarle por correo, teléfono o email. Mantenerse en contacto con el prestamista o administrador puede ayudarle a entender qué hacer a continuación, especialmente cuando se trata de evitar un “foreclosure” o ejecución hipotecaria.

Si tiene una hipoteca inversa, y le preocupa que no pueda cumplir las obligaciones actuales de ocupar la vivienda como su residencia principal, mantenerla en buenas condiciones, y pagar puntualmente los impuestos a la propiedad y el seguro de propietario, es importante que contacte al administrador de la misma.

Usted aún tiene que mantenerse al día con los impuestos y gastos de la propiedad. Si tiene dificultades para pagar, converse con la autoridad fiscal local para que sepa si puede pagar en partes, extender la fecha límite, o recibir el perdón de las penalidades por mora.

Descargue nuestra guía para prestatarios que tengan hipotecas inversas y enfrenten un desastre natural

Información para inquilinos

Maneje los pagos de la renta

Por lo general, si usted puede continuar viviendo en la vivienda que renta, aún si hubo daños a ella, deberá continuar pagando el alquiler. Asegúrese de revisar su contrato de arrendamiento para que entienda como afecta un desastre natural, o una emergencia, el contrato con su casero.

Si cree que puede tener dificultades para pagar la renta, contacte a su casero inmediatamente. Usted podría acordar un plan de pagos u otro arreglo que funcione para ambos. Podría también haber leyes estatales que apliquen a su situación.

Si partes de la vivienda quedan deshabilitadas, usted también puede contactar a su casero para discutir una reducción de la renta. Notifíquele por escrito los daños a su unidad, y pídale que le de un tiempo estimado para las reparaciones. Aunque no pueda vivir en la vivienda, por ejemplo, pierde el acceso a servicios básicos como el agua, gas o electricidad, esto no necesariamente finaliza su arrendamiento. Por lo general, es usted, o su casero, quien deberá terminar el arrendamiento, por escrito. En este punto, usted puede discutir pagar una parte de la renta por ese mes, y recibir el depósito de seguridad de vuelta. El casero no puede utilizar su depósito de seguridad para pagar por daños causados por un desastre natural.

Por lo general, los caseros deben proveer ambientes habitables a sus inquilinos. Si tiene problemas para hacer que su casero haga reparaciones, o le devuelva su depósito de seguridad, hable con un abogado, o contacte a los servicios de vivienda del estado o localidad donde resida.