Ir al contenido principal

El CFPB y la fiscal general de Nueva York demandan a MoneyGram, infractor reincidente, por dejar varadas a familias.

English | 繁體中文

La empresa ignoró las advertencias del gobierno y dejó en la estacada a los clientes esperando su dinero

Washington, D.C. – La Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) y la Fiscal General de Nueva York, Letitia James, anunciaron hoy que presentarán una demanda contra MoneyGram International, Inc. y MoneyGram Payment Systems, Inc. (MoneyGram), uno de los mayores proveedores de remesas en los EE. UU., por violar sistemática y repetidamente varias leyes de protección financiera del consumidor y dejar a familias varadas. La demanda alega específicamente que la empresa dejó en la estacada a clientes que esperaban su dinero cuando no entregó los fondos con prontitud a los destinatarios en el extranjero.

“MoneyGram pasó años fallándoles a sus clientes y sin respetar la ley, ignoró las quejas de los clientes y las advertencias del gobierno”, dijo el director de el CFPB, Rohit Chopra. “El patrón continuo de mala conducta de MoneyGram debe parar”.

“Nuestras comunidades de inmigrantes confiaron en MoneyGram para enviar a sus seres queridos el dinero que tanto les costó ganar, pero MoneyGram los defraudó”, dijo la fiscal general Letitia James. “Los consumidores merecen saber a dónde fue su dinero. Las empresas tienen la obligación de ser transparentes con los consumidores, tratarlos de manera justa y cumplir con la ley, pero MoneyGram no lo hizo en repetidas ocasiones. Hoy estamos demandando a MoneyGram para corregir sus prácticas ilegales y evitar que perjudiquen a los consumidores. Los neoyorquinos pueden confiar en que mi oficina los protegerá de compañías sin escrúpulos”.

MoneyGram International, Inc. (NASDAQ: MGI), con sede en Dallas, es una empresa de servicios financieros que permite a los consumidores enviar dinero, lo que se conoce como remesas. Una parte significativa de las transferencias de dinero de la empresa son realizadas por inmigrantes o refugiados en los Estados Unidos que envían dinero a sus países de origen. El alcance de la empresa es amplio, opera en más de 200 países y territorios y atendió a 47 millones de clientes en 2021. La empresa está dirigida por el presidente y director ejecutivo W. Alex Holmes. En 2021, obtuvo $1.2 mil millones en ingresos.

Thomas H. Lee Partners, L.P. y Goldman, Sachs & Co. invirtieron en MoneyGram en el 2008. Luego, el 15 de febrero de 2022, MoneyGram anunció una venta pendiente a Madison Dearborn Partners, LLC, una empresa de capital privado con sede en Chicago, en una transacción valorada en $ 1.8 mil millones, sujeta a aprobaciones regulatorias.

La empresa está sujeta a múltiples leyes de protección financiera del consumidor, incluida la Regla de Remesas de 2013 de el CFPB, que se redactó después de que el Congreso adoptara un nuevo conjunto de protecciones legales para hacer que las transferencias de remesas fueran más transparentes y menos riesgosas en 2010. Como una de las principales empresas en el mercado, MoneyGram sabía que tenía nuevas leyes que seguir y que tenía que cambiar algunas de sus formas de hacer negocios. La empresa también estaba claramente sujeta a la supervisión de el CFPB después de que la Oficina comenzara a supervisar el mercado en 2014.

Cuando el CFPB comenzó a examinar a MoneyGram entre 2014 y 2016, encontró múltiples problemas. Luego, en 2019, el CFPB realizó un examen posterior para ver si MoneyGram había cumplido sus promesas de solucionar sus problemas. En resumen, durante más de cinco años, el CFPB trabajó con MoneyGram para que cumpliera plenamente con la ley, pero MoneyGram no lo hizo.

Infractor reincidente

MoneyGram no es ajeno a los delitos financieros y ha violado las órdenes de aplicación de la ley en múltiples ocasiones con múltiples agencias gubernamentales. En 2009, la empresa acordó pagar 18 millones de dólares para resolver los cargos de fraude presentados por la Comisión Federal de Comercio y se le pidió que implementara un programa integral de control de agentes y antifraude. Pero en 2018, después de que se le diera tiempo suficiente para implementar esa orden, MoneyGram tuvo que pagar $125 millones para resolver las acusaciones de que no lo hizo. En 2012, MoneyGram acordó renunciar a $100 millones y celebrar un acuerdo de enjuiciamiento diferido con el Departamento de Justicia, admitiendo que ayudó e instigó a cometer fraude electrónico y no mantuvo un programa eficaz contra el lavado de dinero. MoneyGram también violó ese acuerdo. MoneyGram también se ha enfrentado a otras acciones de las fuerzas del orden que han dado lugar a importantes compensaciones y sanciones.

Acción ejecutiva

En virtud de la Ley de Protección al Consumidor y Reforma de Wall Street Dodd-Frank de 2010 (CFPA por sus siglas en inglés), el CFPB tiene la autoridad para tomar medidas contra las empresas y las personas que violen las leyes financieras federales del consumidor. El CFPB alega que MoneyGram violó la Regulación E y la Regla de Transferencia de Remesas, que implementan la Ley de Transferencia Electrónica de Fondos y la CFPA. Específicamente, el CFPB y el fiscal general de Nueva York, James, alegan que MoneyGram:

  • Dejó a clientes varados esperando su dinero: los clientes pagaron a MoneyGram para enviar dinero lo más rápido posible, pero MoneyGram no lo hizo y en su lugar retuvo los fondos innecesariamente. Mantener el dinero en el limbo resultó en demoras innecesarias y perjudicó a las personas que dependían de ese dinero para pagar los gastos de subsistencia necesarios. Además, la empresa no reveló en repetidas ocasiones con precisión cuánto tiempo tardaría en poner los fondos a disposición de los destinatarios en el extranjero.
  • Dioinstrucciones fallidas a sus empleados sobre cómo resolver disputas: MoneyGram no instruyó ni dirigió a sus empleados sobre cómo cumplir con las leyes sobre resolución de disputas. La compañía tampoco informó a los consumidores sobre los resultados de sus investigaciones de consumidores y no proporcionó una explicación por escrito de sus hallazgos a los consumidores.
  • Descuido en el desarrollo y documentación de políticas y procedimientos: MoneyGram no implementó políticas y procedimientos diseñados para garantizar el cumplimiento de las leyes de transferencia de dinero. MoneyGram tampoco retuvo evidencia de su cumplimiento con ciertos requisitos de resolución de errores cuando sea necesario.

La queja de hoy busca una compensación monetaria para los consumidores perjudicados, una orden judicial para detener futuras infracciones y la imposición de multas monetarias civiles. La demanda no es un fallo o determinación final de que los acusados ​​han violado la ley.

Lea la queja

###

La Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB) es una agencia del siglo XXI que ayuda a los mercados financieros de consumidor al elaborar reglas más eficaces y coherentes, al hacer cumplir de forma justa esas leyes, y al dar a los consumidores la capacidad para tener más control de sus vidas financieras. Para más información, visite consumerfinance.gov..