Skip to main content
Un sitio web oficial del gobierno federal de los Estados Unidos

Una guía esencial para hacer un fondo de emergencia

Todos hemos experimentado emergencias financieras inesperadas; un golpe en el guardafango, una factura médica inesperada, algún electrodoméstico dañado, o inclusive, un teléfono celular que no funciona. Grandes o pequeños, estos gastos no planeados frecuentemente parecen llegar en el peor momento.

Hacer un fondo de ahorro o de emergencia es una forma esencial de protegerse y es uno de los primeros pasos que puede tomar para comenzar a ahorrar. Apartando dinero para estos gastos inesperados, aunque sea en pequeños montos, usted podrá recuperarse más rápidamente y ponerse nuevamente en el camino correcto para alcanzar sus grandes metas de ahorro.

¿Qué es un fondo de emergencia?

Un fondo de emergencia es una reserva de efectivo que se guarda para atender gastos no planeados o emergencias financieras. Algunos ejemplos comunes de estos gastos son reparaciones al coche o a su vivienda, facturas médicas o la pérdida de ingresos.

En general, los ahorros para emergencias pueden usarse para cubrir facturas o pagos no planeados, grandes o pequeños, que no formen parte de sus gastos mensuales rutinarios.


¿Por qué lo necesito?

No contar con ahorros podría provocar que algún problema financiero, aunque sea menor, le afecte importantemente, y si el mismo se convierte en deuda, su impacto podría ser duradero.

Recientes investigaciones muestran que aquellos individuos que tienen dificultades para recuperarse de algún problema financiero tienen menos ahorros que les protejan de futuras emergencias. Por ello, podrían apoyarse en el uso de tarjeta de crédito o en préstamos para enfrentar el problema, lo que lleva a la generación de deuda que, usualmente, es más difícil de pagar. Estas personas también podrían hacer retiros de otras cuentas de ahorros, como el fondo de jubilación, para cubrir estos costos.

Conozca cuál es su nivel de bienestar financiero

Tome nuestro quiz (en inglés)


¿Cuánto necesito tener en él?

El monto que necesita guardar en su fondo de ahorros para emergencias dependerá de su situación. Trate de recordar los tipos más comunes de gastos inesperados que haya tenido y sus montos. Esto puede ayudarle a establecer una meta de cuánto quiere guardar.

Si vive de cheque en cheque, o no recibe la misma paga cada mes o semana, apartar dinero puede ser difícil. Sin embargo, inclusive un pequeño monto que guarde puede darle algo de seguridad financiera.

Abajo podrá encontrar las estrategias para ahorrar que más le convengan.


¿Cómo lo hago?

Existen diferentes estrategias para comenzar a ahorrar. Estas estrategias cubren una gama de situaciones que incluyen, que usted tenga limitadas habilidades para ahorrar, o que su paga tienda a fluctuar. Quizás usted pueda usar todas estas estrategias, pero si usted tiene pocas habilidades para el ahorro, administrar su flujo de caja o guardar una parte de su reembolso de impuestos, podrían ser las formas más fáciles de empezar.

Estrategia: Cree el hábito del ahorro

Ahorrar cualquier monto es más fácil cuando usted puede apartar dinero consistentemente. Esta es una de las formas más fáciles de verlo crecer. Pero si usted es una persona que no tiene el hábito de ahorrar, le ofrecemos algunos principios básicos para que cree y se mantenga en el hábito de ahorrar:

  • Póngase una meta. Tener una meta específica para sus ahorros puede mantener su motivación. Crear un fondo de emergencia podría ser esa meta accesible que le ayude a mantenerse en el camino correcto, especialmente si usted está apenas comenzando. Utilice nuestra herramienta para planificar el ahorro y calcule cuánto tiempo le tomará alcanzar su meta, basándose en cuánto y con qué frecuencia, puede usted apartar dinero.
  • Busque la forma de hacer contribuciones consistentemente. Existen numerosas formas de ahorrar, y cómo mostramos más adelante, establecer transferencias automáticas recurrentes es, frecuentemente, una de las más fáciles. También puede apartar un monto específico cada día, semana o día de pago. Trate de reunir ese monto específico, y si ocasionalmente puede apartar un poco más, verá sus ahorros crecer aún más rápido.
  • Revise cómo va con regularidad. Encuentre alguna forma de revisar sus ahorros con regularidad. Bien sea alguna notificación automática que le diga el saldo de su cuenta, o llevar por escrito el control del total de sus contribuciones, tener una forma de observar sus avances, puede brindarle gratificación e incitarle a seguir adelante.
  • Celebre sus éxitos. Si usted ha mantenido su hábito de ahorrar, nunca pierda la oportunidad de reconocer sus propios logros. Busque formas de premiarse y, si ya alcanzó su meta, póngase una nueva.

Para quién es útil esta información: Cualquier persona, pero particularmente para aquellas que tengan un ingreso consistente. Si usted tiene un salario regular o sabe que le entrará dinero consistentemente, puede crearse el hábito de guardar dinero en un fondo de ahorros para emergencias.


Estrategia: Administre su flujo de caja

El flujo de efectivo (en inglés) es en esencia, los tiempos en que su dinero entra (sus ingresos) y sale (sus costos y gastos). Si estos tiempos no están sincronizados, podría terminar la semana o el mes, corto de dinero, pero si usted, activamente lleva el control, comenzará a observar que tiene oportunidades para ajustar sus gastos y sus ahorros (en inglés).

Por ejemplo; usted podría negociar con sus acreedores (como el arrendador, o las compañías de servicios públicos o de tarjetas de crédito) el ajuste de las fechas de vencimiento de sus facturas (en inglés), o podría aprovechar las semanas en que tiene más dinero, para guardar algo extra en sus ahorros.

Para quién es útil esta información: Cualquier persona. Este es un primer paso particularmente importante para administrar su dinero, sin importar si vive de cheque en cheque, o si tiene la tendencia de gastar más de lo que su presupuesto le permite.


Estrategia: Aproveche las oportunidades únicas de ahorrar

Puede que haya ciertas ocasiones durante el año en las cuales usted reciba una inyección de dinero. Para muchas personas, el reembolso de impuesto puede ser el cheque más grande que reciban en todo el año. Puede que también haya otras oportunidades, como alguna celebración o su cumpleaños, en las cuales usted reciba efectivo como regalo.

Aunque sea tentador gastarlo, ahorrar todo o parte de ese dinero (en inglés), le permitirá crear su fondo de emergencia rápidamente.

Para quién es útil esta información: Cualquier persona, pero particularmente para aquellas que tengan ingresos irregulares. Si usted recibe un cheque grande como reembolso de impuestos o por alguna otra razón, siempre será una buena idea ahorrar todo o parte de ese dinero.

Recursos útiles

Consejos para el ahorro en temporada de impuestos (en inglés)

Haga un plan para ahorrar su reembolso de impuestos


Estrategia: Ahorre automáticamente

Ahorrar automáticamente es una de las formas más fáciles de hacer crecer sus ahorros consistentemente en el tiempo. Una manera común de hacerlo es estableciendo transferencias recurrentes a través de su cuenta corriente en el banco o cooperativa de crédito, de forma tal que el dinero se mueva de ésta hacia su cuenta de ahorros automáticamente. Usted decide cuánto y cuándo transferir, una vez que establezca estas transferencias, estará haciendo contribuciones consistentes a sus ahorros.

Sin embargo, es una buena idea estar siempre consciente de cuál es su saldo de cuenta para que evite las penalidades por sobregiros, si es que no llega a haber suficiente dinero en su cuenta al momento de hacerse la transferencia automática. Para mantenerse al pendiente de su saldo, puede ayudarse programando notificaciones automáticas o recordatorios en su calendario.

Para quién es útil esta información: Cualquier persona, pero particularmente aquellas con ingresos consistentes. Nuevamente, usted puede determinar cuánto y con qué frecuencia transferir entre sus cuentas, pero debe estar seguro de tener dinero entrante. Si su situación o sus ingresos cambian, usted siempre podrá hacer ajustes a las transferencias recurrentes.


Ahorre a través de su empleo

Otra manera de ahorrar automáticamente es a través de su empleador. Además de aquellas contribuciones hechas por el empleador para su jubilación, usted podría tener la opción de dividir su paga entre su cuenta de cheques y la de ahorros. Si usted recibe su salario a través de depósitos directos, revise con su empleador si es posible dividirla entre dos cuentas. Si usted se siente tentado a gastarlo apenas lo recibe, ésta es una forma sencilla de apartar dinero sin tener que pensarlo dos veces.

Para quién es útil esta información: Aquellos con ingresos consistentes. Si usted recibe un salario de su empleador de forma regular, páguese usted primero guardando una porción del mismo en sus ahorros.


¿Dónde debería guardarlo?

Donde usted ponga su fondo de emergencia dependerá de su situación. Deberá asegurarse de que su fondo esté seguro, sea accesible y esté guardado en un lugar desde el cual usted no se sienta tentado a gastarlo en otra cosa que no sea una emergencia.

Le mostramos algunas opciones para guardar su fondo de ahorros para emergencias y usted podrá escoger la que más le convenga:

  • Cuenta de banco o cooperativa de crédito — Si tiene una cuenta en algún banco o cooperativa de crédito, generalmente considerada como la opción más segura para tener su dinero, podría ser una buena idea contar una cuenta específicamente para guardar y mantener estos fondos.
  • Tarjeta prepagada — Esta es una tarjeta en la cual usted deposita dinero. La tarjeta prepagada no está conectada con un banco o cooperativa de crédito y usted sólo podrá gastar el monto que está depositado en ella.
  • Efectivo — Otra opción es tener efectivo a la mano para enfrentar emergencias, bien en su vivienda, o con algún familiar o amigo de confianza. Tenga en mente que el dinero en efectivo puede ser robado, perdido o destruido.


Plants sprouting from stacks of coins and bills

¿Cuándo debería usarlo?

Establezca reglas acerca de qué significa para usted una emergencia o gasto inesperado. No todos los gastos inesperados pueden ser considerados como emergencias, sin embargo, trate de ser consistente en sus reglas. Aunque no se trate de una visita a la sala de emergencias del hospital, usted aún podría necesitar su fondo para pagar por una factura médica que no haya sido cubierta por su seguro.

Tener un fondo de reserva para cubrir dificultades financieras puede evitar que tenga que apoyarse en otras formas de crédito o préstamos, que luego se convertirán en deudas. Si usa una tarjeta de crédito o toma un préstamo para cubrir este tipo de gastos, una emergencia que ocurre una sola vez, puede transformarse en una factura significativamente más grande que la original, a consecuencia del cobro de intereses y tarifas.

Sin embargo, si lo necesita, no tenga miedo de usarlo. Si gasta lo que había en su fondo de ahorros para emergencias, comprométase a trabajar para reconstruirlo. Practicar para mejorar sus habilidades para ahorrar, con el tiempo, hará reconstruir su fondo, cada vez más fácil.