Un asesor financiero se ofreció a ayudarme con el pago de mis facturas y cuenta del banco pero dijo que la única manera en que podría ayudarme era si abría una cuenta mancomunada con él a nombre de los dos. ¿Es esto cierto?

No. Contratar a alguien para obtener ayuda con servicios financieros —ya sea administración del dinero, planificación financiera u otros servicios— en general no incluye ni requiere agregar el nombre de la persona a su cuenta bancaria.

Las cuentas conjuntas usualmente les permiten a todos los titulares de la cuenta retirar dinero y retenerlo en la cuenta si el otro dueño muere. Por esta razón, debe ser muy cuidadoso con el nombre de quien agregue a su cuenta bancaria y tener la certeza de lo que va a permitir que esa persona haga.

Si cualquier persona —un profesional de servicios financieros, administrador de dinero u otro— le dice que sólo puede proveerle servicios si lo agrega a su cuenta bancaria o le da acceso a su dinero de alguna otra manera, debe pensar muy en serio si se trata de un negocio o profesional legítimo y si en realidad desea contar con él.

Hay maneras en las que puede permitir que alguien le ayude a pagar sus facturas y resolver sus asuntos bancarios, pero sólo debe hacer arreglos con medidas de seguridad para asegurarse de que un tercero no utilice mal su dinero. Las cuentas bancarias de conveniencia, el poder (escrito con cuidado y otorgado a individuos confiables), arreglos de confianza y otros pueden hacerle lograr su objetivo sin que usted esté regalando sus ahorros sin saberlo. Quizás quiera consultar con un abogado para asegurarse de que los arreglos que está haciendo son para su propio beneficio.

¿Fue útil esta respuesta?

Nota: No incluya información confidencial, como su nombre, información de contacto, número de cuenta o número de seguro social en este campo.