¿Cómo puedo reducir los costos de mi cuenta corriente?

Usted puede reducir el costo de uso de su cuenta corriente siguiendo los siguientes pasos:

Preste atención a las transacciones o eventos que activan las tarifas. Para evitar estas tarifas, considere si puede alterar sus hábitos bancarios. Por ejemplo, puede ahorrarse unos dólares utilizando los cajeros automáticos (ATM/ATH) de su banco o de su cooperativa de crédito en vez de los de otra institución. También puede inscribirse para recibir alertas en su cuenta que le ayuden a evitar gastar más de lo que tiene. Hable con su banco o cooperativa de crédito sobre las soluciones posibles.

Evite gastar más de lo que tiene. Las penalidades por cheques rebotados pueden ser significativas, y los cargos por sobregiro son una manera especialmente costosa de tomar dinero prestado. Siempre preste atención cuidadosa al saldo de su cuenta y confirme que los fondos depositados están disponibles antes de hacer un pago o retiro que podría agotar su cuenta. Verifique su saldo en un cajero automático (ATM/ATH) antes de retirar efectivo y vea si puede registrarse para recibir avisos por correo electrónico o mensaje de texto cuando su saldo sea bajo. También puede controlar su saldo en línea.

Siempre preste atención a su cuenta. Controle su cuenta en línea para estar informado de lo que entra y lo que sale. Si tiene alguna pregunta, pida una explicación a su banco o cooperativa de crédito. Revise su resumen de cuenta cada mes para asegurarse que es correcto. Informe cualquier error inmediatamente a su banco o cooperativa de crédito. Estas entidades deben informarle cuando cambien las condiciones del servicio, así que cada vez que reciba correspondencia de su banco o cooperativa de crédito, léala.

Reduzca los cargos por servicio mensual. Conozca el requisito de saldo mínimo. Pregunte si el depósito directo o la banca electrónica pueden reducir la tarifa mensual. Averigüe si el banco o la cooperativa de crédito ofrece cuentas de cheques con tarifas bajas para ciertas categorías de clientes —como por ejemplo, adultos mayores o estudiantes— o sólo cuentas de cheques básicas con un saldo mínimo bajo y un número limitado de cheques y retiros “libres de costo”. También puede evitar las tarifas mensuales de mantenimiento si consolida sus cuentas y mantiene un saldo mayor.

Compare precios. Obtenga de su banco o cooperativa de crédito una lista de los cargos de cuenta y luego compárelos con los cargos cobrados por otras entidades. Haga una franca evaluación de sus hábitos y considere las penalidades, tales como los cargos por sobregiro y por fondos insuficientes, así como los cargos por mantenimiento mensual, por uso de cajeros automáticos (ATM/ATH) y por otros servicios. Cuando compare bancos o cooperativas de crédito, también considere factores como el horario de atención, ubicación, acceso al transporte público, productos y servicios disponibles y la reputación de su servicio al cliente.

¿Fue útil esta respuesta?

Nota: No incluya información confidencial, como su nombre, información de contacto, número de cuenta o número de seguro social en este campo.