¿Cómo reconozco y prevengo el fraude después de un desastre natural?

En tiempos de crisis la mayoría de los estadounidenses aúnan esfuerzos. Sin embargo, algunas personas pueden tratar de estafarlo. Los fraudes toman muchas formas, pero los estafadores suelen utilizar una serie de trucos comunes para manipular nuestras emociones. Es más difícil tomar decisiones racionales cuando las emociones están exaltadas.

Reconocer los trucos que utilizan los estafadores y los efectos que tienen sobre nosotros puede ayudar a detectar estafas más fácilmente. La mejor manera de evitar fraudes es hacer preguntas, muchas preguntas. Hacer preguntas lo pone a usted en control y deja a los ladrones al descubierto.

Evite el exceso de confianza. Lo primero que debe recordar es que la mayoría de los estafadores son profesionales. Cualquier persona puede ser víctima de fraude. El problema es que la mayoría de nosotros creemos que nunca nos va a suceder. Cuanto más confiado estemos, muestra la investigación, más susceptibles estaremos al fraude. La mejor manera de evitar el exceso de confianza es estar siempre alerta del fraude, sobre todo inmediatamente después de un desastre o en otros momentos de tensión financiera.

No le dé credibilidad a los títulos y a los uniformes que pueden ser falsos. Los estafadores a menudo se hacen pasar por empleados del gobierno, corredores de seguros, oficiales de policía, empleados bancarios o lo que sea para llegar hasta su dinero. La credibilidad puede ser fácilmente falsificada. Pida siempre identificación. Y nunca dé información personal a nadie que no conozca. Asimismo, recuerde que los empleados del gobierno nunca le pedirán información financiera ni solicitarán pagos de ningún tipo.

Otra estafa común de la credibilidad son las organizaciones benéficas falsas. Estos estafadores usan nombres similares a los de organizaciones nacionales para conseguir que usted haga una “donación”. Pero el dinero va a parar en su bolsillo. Nunca haga donaciones por teléfono. Asegúrese de obtener el nombre de la organización y la información de contacto y revise materiales escritos bien de cerca.

No caiga en ofertas “sólo por tiempo limitado”. La escasez es común en los desastres. Pero no deje que le quite lo mejor. Sospeche de contratistas u otras personas que ofrecen ponerlo adelante en la fila. Igualmente tenga cuidado con las “oportunidades” que lo obligan a tomar una decisión precipitada. Nunca tome decisiones bajo presión. Tómese su tiempo. Nunca firme nada sin leerlo y entenderlo primero completamente. Y si es necesario, pida a un familiar, abogado o amigo de confianza una segunda opinión antes de actuar.

Enviando sus comentarios, espere por favor...

Estamos contentos de esta respuesta fue útil para usted!

¡Gracias por sus comentarios!

¿Fue util esta respuesta?

Comuniquese con nosotros para informarnos de como podemos mejorar esta respuesta:

¿Por qué esta respuesta no fue útil?