La deuda estudiantil afecta considerablemente a las comunidades de color

El aumento en la deuda estudiantil es una de las repercusiones más dolorosas de la Gran Recesión. Mientras que por un lado millones de estadounidenses perdieron sus empleos y hogares, otros perdieron gran parte de sus ahorros. Esta reducción de bienes familiares ha seguido ejerciendo presión sobre las maneras en las que las familias pagan por una educación universitaria, y a menudo la presión de pagar la universidad pasa de la familia al estudiante. Cada día escuchamos de cientos de prestatarios sobre el impacto que la deuda de préstamos estudiantiles ha tenido en su diario vivir.

Sabemos que la carga de esta deuda sigue afectando profundamente a los estudiantes de color. Las comunidades afroamericanas y latinas fueron las más perjudicadas por la Gran Recesión cuando muchas de estas familias vieron cómo el valor neto de sus bienes fue reducido a casi a la mitad. Esto, combinado con el aumento de los costos de matrícula y cuotas de las universidades públicas, y el gran número de estudiantes de color inscrito en escuelas con fines de lucro, ha producido un gran impacto en la cantidad de deuda que estos estudiantes y sus familias han tenido que asumir para financiar su educación superior. La investigación reciente también resalta aún más el impacto desproporcionado de la deuda estudiantil en las comunidades de color.

Los datos del gobierno federal muestran que más del 90 por ciento de los afro- americanos y el 72 por ciento de los estudiantes latinos salen de la universidad con una deuda estudiantil, en comparación con el 66 por ciento de los estudiantes de raza blanca y el 51 por ciento de los estudiantes de origen asiático. Mientras que los estudiantes estadounidenses de origen asiático pueden ser menos propensos al pedir préstamos federales estudiantiles, aquellos que necesitan pedir prestado más de $30,000 dependen más de los préstamos estudiantiles privados para financiar sus estudios universitarios--préstamos que ofrecen menos protecciones al consumidor.

Con esto en mente, nos comunicamos continuamente con una amplia gama de grupos de interés, tales como investigadores, defensores del consumidor, y organizaciones laborales y de derechos civiles, para discutir el impacto de la deuda estudiantil. A continuación, algunos de los temas discutidos:

  • La deuda estudiantil puede impedir la movilidad económica. A través de los años, hemos descrito cómo los préstamos estudiantiles pueden tener efectos secundarios en la vida del consumidor joven. Informes recientes también resaltan cómo la deuda estudiantil también puede causar la desigualdad de ingresos. Sabemos que la deuda estudiantil representa un obstáculo para los prestatarios, y especialmente para los prestatarios de color para invertir en su futuro financiero. Lo que oímos de los interesados ​​destaca cómo los niveles de deuda están impactando negativamente los ahorros y otros recursos financieros que las comunidades de color acumulan a través de sus vidas.
  • Los prestatarios de color son más propensos a atrasarse en sus pagos o a incumplir su deuda.  A pesar de la existencia de un mayor número de opciones de pago, uno de cada cuatro prestatarios están atrasados en sus pagos o incumplen sus préstamos estudiantiles federales. Esto es particularmente común entre los estudiantes que abandonan la escuela antes de completar su grado o asisten a universidades privadas con fines de lucro. Estas estadísticas alarmantes sugieren que millones de prestatarios pueden no estar recibiendo información sobre opciones de pago o pueden encontrarse con problemas cuando se trata de inscribirse en estos planes. Para los prestatarios de color, que son más propensos a asistir a instituciones con fines de lucro y enfrentan obstáculos únicos al completar un grado universitario, estos problemas pueden ser aún más preocupantes. Algunas investigaciones han encontrado tasas altas de impago y de pagos atrasados en áreas con códigos postales pobladas principalmente por minorías con mayores niveles de ingreso.
  • Los prestatarios de color enfrentan barreras económicas que hacen que pidan prestado a tasas más altas. Los hogares afroamericanos y latinos se vieron afectados significativamente por la crisis financiera. A pesar de que la economía se ha recuperado, una investigación muestra que las diferencias de riqueza entre los hogares afroamericanos, latinos y blancos han aumentado de manera constante desde el final de la Gran Recesión. Esas barreras económicas continúan creando dificultades cuando las familias afroamericanas y latinas intentan ahorrar y pagar gastos universitarios sin tener que asumir grandes deudas.

Las barreras económicas que las comunidades de color enfrentan mientras pagan por una educación universitaria resaltan la importancia de nuestros esfuerzos para hacer que el mercado de préstamos estudiantiles funcione mejor para los prestatarios. Dichas barreras también refuerzan la importancia de la labor del CFPB en los últimos años para identificar riesgos y erradicar prácticas ilegales en este mercado. En el 2012, nosotros destacamos el impacto que ciertos criterios de selección utilizados por prestamistas estudiantiles privados pueden tener en los estudiantes de color. Recientemente, hemos señalado prácticas de servicios de préstamos estudiantiles de mala calidad, y estafas de compañías que ofrecen reducción de deudas estudiantiles. Estamos comprometidos a continuar nuestro trabajo para hacer que el mercado de préstamos estudiantiles sea seguro para todos los prestatarios y garantizar que todos los prestatarios puedan obtener la ayuda que necesitan para manejar su deuda estudiantil.

También queremos saber de usted. Llámenos y cuéntenos su historia y comparta su experiencia con deudas estudiantiles.

Todos los prestatarios de préstamos estudiantiles federales tienen derecho a un plan de pago basado en sus ingresos, incluso si tienen problemas al pagar sus préstamos. Si usted tiene problemas con el manejo de su deuda estudiantil, visite la sección “Pagar la universidad” del CFPB en español. Si usted tiene problemas con sus préstamos estudiantiles o con su prestamista (la empresa que le envía la factura mensual de su préstamo estudiantil), puede presentar una queja ante el CFPB en línea o llamar al (855) 411-2372.

Due to technical issues, the commenting feature of our blog is temporarily unavailable. We’re working to bring this functionality back, and look forward to hearing your feedback and comments about the CFPB’s work soon.